Afrontando nuevos retos

Aquí estamos, afrontando un nuevo reto que me recuerda al título de una redacción que nos pidiera una profesora cuando estudiaba EGB: “Ante una página en blanco”

Ciertamente, esta entrada inicial de mi recientemente estrenado blog representa todo un reto, pero son estas pequeñas cosas las que le dan la sal a nuestra vida. Y decido encarar esta actividad hablando exactamente de eso de los retos y la forma de encararlos en nuestro día a día como una forma de autosuperación, de saber “de qué pasta estamos hechos” y hasta dónde somos capaces de llegar, porque las posibilidades que se abren ante nosotros pueden llegar a resultar prácticamente infinitas.

A pesar de las dificultades que nos podamos encontrar en ese largo camino que representa nuestra vida, citando a Jane Goodall, “Si de verdad quieres algo, y trabajas muy duro, y aprovechas las oportunidades, y nunca te rindes, vas a encontrar el camino”; “Lo que haces marca la diferencia, y tienes que decidir qué tipo de diferencia quieres marcar“.

Ejemplos de superación personal podemos encontrar muchos, pero me gustaría resaltar aquí dos de mis “heroes” que compartían una característica, ambos se quedaron ciegos siendo muy jóvenes, hecho que no fue óbice para desarrollar una más que interesante vida profesional.

Uno es Andrea Bocelli, un tenor con algunas canciones en las cuales se pueden ver reflejadas reminiscencias de luchas pasadas y que sirven de inspiración para mantenernos firmes en nuestras propias batallas. Sirva de ejemplo el siguiente fragmento de su “A mio padre”

Non preoccuparti, ascoltami
Avrò problemi
Affronto infami ma
Niente mi spaventerà
Niente mi corromperà
Niente al mondo
Mi farà scordare che
Posso vincere

No menos inspiradora era Juan Antonio Cebrián (y digo era porque dentro de pocas fechas se cumplirán 5 años desde que, una aciaga tarde, su voz apagara pero su recuerdo y sus obras -escritas y podcast- siguen persistiendo a pesar del tiempo), que nos deleitaba muchas noches de insomnio con sus narraciones vívidas acerca de hechos de la historia y la enormidad de su conocimiento en su programa La Rosa de los Vientos. Valgan estas líneas como homenaje a nuestro “Gran Capitán”.

Basten estas primeras líneas como inauguración de este nuevo reto que me planteo como otra forma de desarrollo personal y quizás también profesional, el de enfrentarse día a día con esa página en blanco por escribir que representa nuestra propia vida, y que pretendemos afrontar siguiendo el lema que tantas veces hemos oído a Cebrián:

Fuerza y Honor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s