El amor y el tiempo

No me puedo resistir a compartir aquí una parábola que últimamente suelo encontrar por la red sobre los sentimientos, más concretamente el amor, y el tiempo.

Se puede encontrar en diversas páginas web pero yo reproduzco la encontrada en el enlace http://www.agustinos-es.org/parabolas/indice/el_amor_y_el_tiempo.htm

Y dice así:

Hubo un tiempo en el que en una isla muy pequeña, confundida con el paraíso, habitaban los sentimientos como habitamos hoy en la tierra. En esta isla vivían en armonía el Amor, la tristeza, y todos los otros sentimientos. Un día en uno de esos que la naturaleza parece estar de malas, el amor se despertó aterrorizado sintiendo que su isla estaba siendo inundada.

Pero se olvidó rápido del miedo y cuidó de que todos los sentimientos se salvaran. Todos corrieron y tomaron sus barcos y corrieron, y subieron a una montaña bien alta, donde podrían ver la isla siendo inundada pero sin que corriesen peligro.

Sólo el amor no se apresuró, el amor nunca se apresura. Él quería quedarse un poquito más en su isla, pero cuando se estaba casi ahogando el amor se acordó de que no debía morir. Entonces corrió en dirección a los barcos que partieron y gritó en busca de auxilio.

La Riqueza, oyendo su grito, trató luego de responder que no podría llevarlo ya que con el oro y con la plata que cargaba temía que su barco se hundiera.

Pasó entonces la Vanidad que también dijo que no podría ayudarlo, una vez que el amor se hubiese ensuciado ayudando a los otros, ella, la Vanidad, no soportaba la suciedad.

Por detrás de la Vanidad venía la Tristeza que se sentía tan profunda que no quería estar acompañada por nadie.
Paso también la Alegría, pero esta tan alegre estaba que no oyó la suplica del amor.

Sin esperanza el Amor se sentó sobre la última piedra que todavía se veía sobre la superficie del agua y comenzó a menguar.

Su llanto fue tan triste que llamó la atención de un anciano que pasaba con su barco. El viejito tomó al Amor en sus brazos y lo llevó hacia la montaña más alta, junto con los otros sentimientos.

Recuperándose, el amor le preguntó a la Sabiduría quién era el viejito que lo ayudo… a lo que ésta respondió….. “El Tiempo”….. el Amor cuestionó: …”¿Por qué solo el Tiempo pudo traerme aquí?”…. La Sabiduría entonces respondió:

“Por que sólo el Tiempo tiene la capacidad de ayudar al Amor a llegar a los lugares más difíciles”…

Podemos extraer muchas conclusiones, pero yo me quedo con la dialéctica entre lo que el corazón siente y lo que la razón puede llegar incluso a gritarnos. El miedo a perder las cosas a las que estamos acostumbrados, a abandonar nuestra zona de confort, puede llegar a anclarnos en situaciones sin salida, al mismo tiempo que la experiencia (basada en el ensayo y error que constituye nuestra formación como personas) nos irá ofreciendo alternativas para conducirnos a nuestro destino, en el sentido de lo que realmente deseamos llegar a ser o llegar a conseguir.

Couple, Beach, South, Goa, Sunset, Valentine, Lovers

Fuente imagen: http://pixabay.com/en/couple-beach-south-goa-sunset-20208/